Bienvenidos a este vuesto blog.

miércoles, 25 de enero de 2012

LOS TÓPICOS DE LA NOVELA ROMÁNTICA (I)

  Hoy me he parado a pensar sobre este asunto y después me he sentado a escribir.
  En principio habría dos tópicos bien definidos: primero, besos, suspiros, damas inútiles en apuros y héroes-mata-dragones-con-espada-de-serie para defender a su amada, evidentemente este proviene de QUIENES EN SU VIDA HAN LEÍDO ROMÁNTICA, y el segundo, más divertido el que se refiere a los temas que más se repiten y que las que nos devoramos libro tras libro conocemos muy bien.
  Voy a hacer una lista con los cinco que más me llaman la atención:
1.- La virginidad.
  Este temita trae cola. ¿Cuántas doncellas han sufrido lo indecible en su primera vez? ¿Cuántas dolorosas trepanaciones deberemos seguir leyendo? ¿Cuántas veces veremos al macho men calmándola para que pueda soportarlo? ¿Cuántas damiselas se desangrarán en su primera noche de pasión? ¿Cuántas muchachas tendrán pesadillas imaginando la primera vez que catan varón? (mira que soy cursi)
  Desconozco el origen de esta afición sado maso encubierta, pero (sobre todo en histórica) es que no falla, libro que pillas, libro que sufres y luego te paras a pensarlo y te das cuenta de que no puede ser. Vale que haya ficción literaria pero esto es pasarse un poco ¿no?


2.-  El eufemismo llevado a su máxima expresión. Los manuales navales encubiertos y su combustible. Los jardines y sus secretos.
   Vale ya de mástiles y gasolina viril. Flor de su secreto, etc. Joer, que tenemos una edad. Cierto es que a veces te partes el pecho con lo rebuscado de las comparaciones o que dudas lo que están haciendo, pero llamar a las cosas por su nombre... ¿No simplifica el asunto?
   Tampoco hay que llenar las páginas de términos anátomicos, pero los hierros candentes y aterciopelados me dan miendo. Te sientes como si fueras una res a punto de llevar la marca de la manada.


3.- Las experiencias religiosas.
  Aceptamos sexo como juego de mesa, sí, pero oye que no puedes, después de una noche "dolorosa" (has perdido la virginidad) y de ser "marcada" (has visto el hierro candente), creer que todo el monte es orégano.
   Me explico, ella, joven e inocente, ha conocido al hombre de sus sueños y le declara amor enterno porque él tiene una sonrisa profidén... ¡hija mía, que antes de comprarse unos zapatos hay que probárselos, que luego te pueden hacer rozaduras! si por lo menos ha descubierto lo bien que te lo puedes pasar entre las sábanas, pero de ahí a declararle amor eterno...


4.- Los pseudo-libertinos.
  Todas parecemos tener ese chip que invita a reformar a quien se nos ponga por delante y por ello nos atrae un libro en cuanto leemos que él es el libertino más amoral y vicioso de Londres. Yo creo que es porque queremos saber hasta qué punto es amoral y vicioso y qué ha hecho para conseguir tal título.
  Y ese es el problema, que jamás descubrimos sus vicios, nos dicen que ha seducido a mil doncellas pero tenemos que creerlo sin pruebas. Y para colmo viene una insípida y virginal dama y ¡ta-chán! se reforma en el acto, suspira por ella y abandona todos sus vicios.
   Sospechoso ¿no?


5.- El sexo falocéntrico.
  Teniendo en cuenta que la mayoría de estas novelas están escritas por mujeres ¿Cómo es posible que demos tanta importancia al sexo coital? ¿No estáis cansadas de que todo gire alrededor del mismo eje (toma eufemismo)?
  ¿Por qué sólo se considera que ha habido sexo si hay penetración? ¿Por qué pensamos que el sexo oral y la masturbación (propia o ajena) son preliminares?
  Quizás la culpa la tenga Freud que se inventó eso de que las mujeres que no gozaban con la penetración son anormales. Cuando todas sabemos (o deberíamos saberlo) que no es así.


  Después de esta parrafada seguramente muchos pensarán que me he dejado tópicos en el tintero. Pues seguramente, así que si alguien tiene alguno y quiere desarrollarlo... para eso está la sección de comentarios.

2 comentarios:

  1. Saludos. Tienes bastante razón en lo de los tópicos, pero la verdad aun así me devoro libro que veo de Romántica histórica (es un vicio al parecer)

    Pues te cuento que a mi me molesta sobre manera es un tópico empleado por Lisa Kleypas en, creo yo casi todas sus novelas (la verdad creo haberlo visto también en otras pero no estoy segura)

    La cosa es que, ella siempre agrega una escena en sus novelas, en el que la prota ve desde lejos a su amor y siente la inclinación de "acomodar un mechón rebelde de su cabello". Es así en todas sus novelas (a pesar de ser una de mis autoras favoritas) creo que tiene fetiche con el cabello masculino jajaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Ariusk, y tienes toda la razón, pero la Kleypas es también una de mis autoras incuestionables y la perdonamos todo.

    ResponderEliminar

Si quieres dejar un comentario, por mí genial. Pero sin insultos, sin spam ni nada que pueda ofender.
Muchas gracias.